Sociedad Nacional de Agricultura, un futuro con historia

Indicadores Económicos
Dólar Observado: 781,44
Euro: 912,58
UF: 28.702,11
UTM: 50.322
ARROZ
Hoy: 239
Semana Anterior: 241 *$/Kg, referencia costo importación
MAÍZ
Hoy: 175
Semana Anterior: 178 *$/Kg, referencia costo importación
TRIGO
Hoy: 234
Semana Anterior: 241 *$/Kg, referencia costo importación

Columna del Presidente
Privilegiar el diálogo


Cuidar al país y a la sólida institucionalidad que hemos construido, privilegiar el diálogo con alturas de mira y recurrir a la palabra para alcanzar acuerdos, es el reflejo y sentir de la Sociedad Nacional de Agricultura.

Fuimos testigos privilegiados de períodos convulsionados, demandas sociales, agitación y manifestaciones, y podemos dar fe que la intransigencia lleva a graves quiebres y que el acuerdo es la única vía para avanzar.

Estos últimos 30 años, y producto del consenso, hemos crecido de manera ininterrumpida; hemos reducido el desempleo, incluso por debajo de las naciones desarrolladas, y hemos visto disminuir la pobreza a menos de 15%, convirtiéndonos en un ejemplo para la región y el mundo. Como agricultores, compartimos firmemente la aspiración de convertirnos en un país desarrollado; disminuir las brechas sociales y mejorar las oportunidades de todos los chilenos.

Como hemos visto, el panorama es complejo. A la situación social en nuestro país, se suman los vientos de recesión en el mundo y la grave pérdida de competitividad que arrastra el agro desde hace unos años, por la caída del tipo de cambio y las alzas de costos. Pero los agricultores somos pragmáticos y nos hacemos cargo de los problemas, buscando soluciones.

Sabemos que esta actividad es de ciclos, que no está hecha para hacerse ricos ni para obtener grandes beneficios a corto plazo. La agricultura es un modo de vida tremendamente digno; un trabajo apasionante, comprometido con la tierra, con visión de largo plazo y de un profundo patriotismo. Por eso hoy, más que nunca, nuestro llamado es a reinventarnos para conquistar las grandes oportunidades que nos ofrece el mundo.

El agro genera hoy dos millones de empleos directos e indirectos y más de seis millones de personas viven de él. Ha visto multiplicar por cuatro las plantaciones de frutales, ha doblado la superficie de viñas y duplicado la producción de vinos de alto valor. Somos los primeros exportadores de uva de mesa en el mundo, segundos en ciruelas, paltas y arándanos, terceros en cerezas y vinos, cuartos en manzanas y quintos en carne de cerdo. De ser un país importador de productos lácteos, hoy exportamos a China, Corea del Sur y América Latina.

Nuestros envíos agroindustriales al exterior ya superan los 13 mil millones de dólares anuales y llegamos a más de 160 países.

Todo esto lo hemos conseguido con innovación productiva permanente, eficiencia creciente y la incesante conquista de nuevos mercados. Pero nuestra aspiración es mayor, y por eso, requerimos la ayuda y el trabajo en conjunto de privados y del Estado, tal como lo hemos venido haciendo estos últimos meses con resultados bastante exitosos, sobre todo, en temas de financiamiento, uno de los factores imprescindibles a la hora de reinventarse.


Ver todas las Columnas