输入密码: Sociedad Nacional de Agricultura Tendencias

Sociedad Nacional de Agricultura, un futuro con historia

Indicadores Económicos
Dólar Observado: 781,44
Euro: 912,58
UF: 28.702,11
UTM: 50.322
ARROZ
Hoy: 239
Semana Anterior: 241 *$/Kg, referencia costo importación
MAÍZ
Hoy: 175
Semana Anterior: 178 *$/Kg, referencia costo importación
TRIGO
Hoy: 234
Semana Anterior: 241 *$/Kg, referencia costo importación

Mejora el mercado laboral y crece el empleo agrícola.

Según la Encuesta Nacional de Empleo (INE), la situación del empleo nacional mejora en el trimestre septiembre-noviembre, reduciéndose la tasa de desempleo al 6,2% (desde 6,4% en el trimestre móvil anterior) y aumentando en 125 mil los puestos de trabajo en el último año. La buena noticia es también la naturaleza de los nuevos empleos. De éstos, 32 mil nuevas ocupaciones son asalariados -cosa que no ocurría desde hace tres trimestres- aunque los empleos por cuenta propia siguen creciendo: 88 mil nuevas plazas tienen este carácter, esto es ocupaciones más precarias y sin seguridad social.

No obstante lo anterior, persiste la caída en el número de horas trabajadas, situación que se viene observando desde comienzos de año. En septiembre-noviembre los ocupados en promedio trabajaron 2 horas efectivas menos que en el período enero-marzo. Sólo puntualmente y por razones estacionales, los trabajadores de la agricultura, el comercio, hoteles y restaurantes y servicios personales aumentaron levemente (menos de 1%) sus horas trabajadas respecto al trimestre móvil inmediatamente anterior.

Pese a debilidad del mercado laboral, crece el empleo en el Agro

La encuesta de empleo del trimestre agosto-octubre dio una buena noticia, al mostrar una baja de cuatro décimas en la tasa de desocupación (al 6,4%) y la creación de 118 mil nuevos puestos de trabajo en los últimos doce meses. Sin embargo, por segundo trimestre móvil consecutivo, los nuevos empleos son -en su totalidad- trabajo por cuenta propia,  esto es, ocupaciones más precarias, sin seguridad social y probablemente con menor salario. También persiste la caída en el promedio de horas trabajadas (de 42 a 40 horas efectivas), afectando tanto a hombre como mujeres.

La ocupación en el agro se está recuperando, más allá del efecto estacional. Luego de tres trimestres donde se empleó a menos personas que el año anterior, esto se revierte en el período agosto-octubre, con la creación de 12 mil 200 plazas nuevas plazas.

Continua deterioro en el mercado laboral

Al tercer trimestre del año, el mercado laboral continúa mostrando señales de deterioro. Aunque la tasa de desocupación retrocedió una décima (de 6,9 a 6,8%) en el trimestre julio-septiembre, la creación de nuevas ocupaciones ese hace cada vez más lenta (77 mil puestos nuevos versus 177 mil hace un año atrás). Simultáneamente, éstos son más precarios: 70 mil nuevos empleos son por cuenta propia y comienza a caer el empleo asalariado mientras disminuye el número de horas trabajadas: 40 horas a la semana versus 42 en el trimestre enero-marzo. Además, más personas salen de la fuerza de trabajo a la inactividad (139 mil personas versus 58 mil hace un año), por las bajas probabilidades de encontrar trabajo.

En el agro el ritmo de creación anual de empleos viene a la baja desde el primer trimestre de este año, y en los últimos tres períodos ha comenzado a ocupar menos personas que el año pasado.

Cae tasa de desempleo por disminución de la fuerza laboral

En el trimestre junio-agosto disminuyó la tasa de desempleo de 7,1% a 6,9%, que se explica por una disminución de la fuerza de trabajo, ya que junto con aumentar la ocupación en 14 mil plazas, 31 mil personas pasaron a la inactividad. La medición reitera nuevamente la precariedad del empleo: por quinto trimestre consecutivo cae el número de horas efectivamente trabajadas y continúa aumentando el trabajo por cuenta propia.
Al analizar el empleo por sector económico, destaca el aporte del comercio, hoteles y restaurantes y la construcción, que en conjunto crearon 121 mil nuevas plazas en el último año. En los servicios básicos, transporte e industria, la creación de puestos de trabajo se ve más estancada, con solamente 23 mil nuevas ocupaciones. Por el contrario, destacan por ser destructores de empleo los sectores administración pública, minería y entidades financieras, que entre los tres destruyeron 82 mil empleos.
El sector agrícola ya comenzó su ciclo expansivo de contrataciones, pero está ocupando casi 8 mil personas menos que hace un año atrás. Más entrada la primavera, podría esperarse que esto comience a revertirse cuando se intensifiquen las labores de esta temporada, que se pronostica más favorable que la anterior.

Encuesta de empleo ratifica deterioro del mercado laboral

Los resultados de la Encuesta Nacional de Empleo (INE) para el trimestre mayo-julio, ratifican el sostenido deterioro del mercado laboral, con una cada vez más lenta creación de empleos, el aumento de la desocupación y la precarización de los puestos de trabajo. La tasa de desocupación se elevó de 6,9% a 7,1%, la más alta en 56 meses, y la economía creó 50 mil empleos menos que hace un año atrás. Al mismo tiempo, las nuevas ocupaciones fueron casi todas por cuenta propia y nuevamente cayó el número de horas trabajadas, tanto en hombre como en mujeres.
El empleo agrícola se encuentra en su fase más baja del año. En el trimestre mayo-julio ocupó a 636 mil personas, levemente por debajo de la empleada hace un año atrás. En las regiones de la zona norte -Coquimbo y Atacama- se están creando nuevas plazas de trabajo gracias a la recuperación de su escenario hídrico; entre ambas, generaron más de 7 mil nuevos puestos. Algo similar ocurrió también la región de O’Higgins, que empleó 6 mil personas más que en igual trimestre del año pasado.

Perspectivas del trigo para la Temporada 2016/2017

Perspectivas del trigo para la Temporada 2016/2017
Esta temporada se ve más compleja que la anterior, con creciente oferta en los principales mercados y una demanda global que no es capaz de repuntar lo suficiente. Se proyectan altos stocks iniciales y una guarda cercana a los máximos históricos (4,4 meses de consumo). En los principales mercados de referencia para nuestro país -Estados Unidos y Argentina- se proyecta una abundante oferta.
Todo esto se está reflejando en la cotización de los precios futuros del cereal, los que se han estabilizado bajo los 200 dólares, dentro de un escenario mundial de alta volatilidad.
En este contexto, las perspectivas del negocio no se ven buenas, teniendo en cuenta además que los analistas chilenos proyectan un tipo de cambio en torno a los 700 pesos hacia fines de año. Con todo, es probable que los precios internos a cosecha no difieran demasiado de los que se vieron en la última temporada, con lo cual la rentabilidad esperada del cultivo se ve bastante pesimista.
El rendimiento promedio nacional de 58 quintales por hectárea será insuficiente para alcanzar un margen positivo. Dependiendo de la gestión de costos, esto sólo se alcanzaría si el rendimiento superara los 85 quintales por hectárea, y esto, sin tener en cuenta eventuales riesgos climáticos que pudieran afectar las siembras.

Estancamiento de las exportaciones silvoagropecuarias

Las exportaciones silvoagropecuarias cerraron el primer semestre con una caída de 4% en comparación con los registros del primer semestre de 2015. Proyectando estos resultados, 2016 sería el segundo año consecutivo de contracción, luego de quince años de sostenido crecimiento, excepto el 2009 por la crisis sub-prime.
La caída del precio del cobre ha vuelto las miradas hacia los sectores no mineros para suplir el vacío que deja el metal rojo. ¿Existirá esta capacidad? La agroindustria nacional tendría, sin duda, un rol muy importante que cumplir. Sin embargo, el programa de reformas del gobierno ha afectado seriamente el clima de negocios y el ánimo de inversión. La Agenda oficial a favor de elevar la productividad no ha logrado revertir este ambiente de pesimismo, todo lo cual hace prever que el estancamiento de las exportaciones silvoagropecuarias se extenderá por varios años más y la agricultura no logre expresar su potencial de crecimiento.

Desocupación se eleva hasta 6,8%, la tasa más alta desde 2011

En el trimestre marzo-mayo la tasa de desocupación a nivel nacional se elevó hasta 6,8%, la más alta desde el año 2011. Esta es la quinta medición consecutiva en que la creación de empleos es cada vez menor y, al mismo tiempo, de peor calidad. En los últimos doce meses, se crearon 105 mil empleos por cuenta propia, y apenas 21 puestos asalariados.
Hoteles y restaurantes, construcción y comercio son los sectores que aumentan más sus contrataciones. La agricultura, como ocurre en esta época, sigue su tendencia estacional descendente pero en este trimestre ocupa a más personas que hace un año atrás (+1,7%). Llama la atención el caso de las regiones del Bío-bío, O’Higgins y La Araucanía, que aumentaron sus contrataciones en casi 20 mil plazas en dicho lapso.

Desempleo se eleva al 6,3% en el primer trimestre del año y la economía pierde 56 mil 400 puestos de trabajo

En el primer trimestre del año el desempleo se eleva al 6,3% y la economía pierde 56 mil 400 puestos de trabajo. El 70% ocurre en la Región Metropolitana, evidencia que concuerda con los resultados de la encuesta de empleo en el Gran Santiago, publicada hace unos días.

Medida en términos anuales, la mayor destrucción de empleos ocurre en la minería y la administración pública (34 mil y 33 mil plazas menos, respectivamente). Otros casi 20 mil empleos se pierden en la industria y el servicio doméstico. En contraste, la construcción y los hoteles y restaurantes, generaron 46 mil y 53 mil nuevas ocupaciones, respectivamente.

El empleo agrícola ya comenzó su tendencia decreciente, como es habitual en esta fase de la temporada. En comparación al trimestre móvil anterior, ocupó 11 mil 500 personas menos pero sigue empleando a más personas que en la temporada 2014/2015.

Caída de 0,4% del empleo a nivel nacional en el trimestre diciembre-febrero

Este resultado, el más adverso desde mediados de 2014, tuvo su origen en la destrucción de empleos en el sector industrial y en la minería (26 mil y 11 mil ocupaciones, respectivamente). Esto se compensó parcialmente con nuevas contrataciones en la agricultura (23 mil puestos más), en los servicios asociados al turismo (9 mil)  y en la construcción (6 mil).

Comparando la situación actual con la de un año atrás, se aprecia que los sectores más dinámicos son la construcción, hoteles y restaurantes, y el comercio. Los tres, en conjunto, crearon 143 nuevas ocupaciones en el último año. En cambio, la minería y la industria en conjunto perdieron 61 mil trabajadores en los últimos doce meses.  Destaca también la reducción de empleos en la Administración Pública, sector que en el año 2015 destacó por exhibir fuertes aumentos de contrataciones.