输入密码: Sociedad Nacional de Agricultura Escasa solidaridad

Sociedad Nacional de Agricultura, un futuro con historia

Indicadores Económicos
Dólar Observado: 781,44
Euro: 912,58
UF: 28.702,11
UTM: 50.322
ARROZ
Hoy: 239
Semana Anterior: 241 *$/Kg, referencia costo importación
MAÍZ
Hoy: 175
Semana Anterior: 178 *$/Kg, referencia costo importación
TRIGO
Hoy: 234
Semana Anterior: 241 *$/Kg, referencia costo importación

Columna del Presidente
Escasa solidaridad


En esta ocasión quisiera compartir con ustedes algunas reflexiones a partir de la lectura del  libro «Reforma Agraria Chilena: testimonio de sus protagonistas» cuyas autoras son dos jóvenes historiadoras que logran plasmar en su obra una cruda y profunda mirada del proceso expropiatorio que afectó gravemente la convivencia nacional y despojó a los agricultores de su patrimonio y fuentes de trabajo.     Hoy, transcurridos casi 50 años de ese episodio, y en medio de la conmemoración de los 40 años del pronunciamiento militar, es posible intentar sacar algunas conclusiones que pueden resultar valiosas para enfrentar los desafíos futuros.
Por existir entre nosotros amplio consenso, no me detendré a considerar las razones políticas, económicas y sociales que se confabularon para alentar la materialización de ambos acontecimientos, los que marcaron profundamente la historia de nuestro país, sino más bien, quiero invitarlos a realizar un examen crítico de las conductas prevalecientes en el medio empresarial  que, con honrosas excepciones, quedaron en evidencia en esos infaustos momentos,
Los denominadores comunes que se desprenden de las conductas observadas son el individualismo, una escasa solidaridad entre pares que acusa falta de espíritu gremial, desafección por lo colectivo, desinterés por lo público, entre otras evidencias.    Todas estas actitudes no hacen más que demostrar rasgos propios de nuestra cultura, que delata la inmadurez de nuestra sociedad.
Transcurridas cinco décadas de estos graves acontecimientos;  y si bien hoy nos encontramos con un Chile renovado en lo material y en vías de desarrollo, fruto en gran medida del  aporte de las empresas en su conjunto, se siguen exhibiendo similares actitudes y conductas, que confirman este indeleble rasgo cultural nuestro, el que nos hace vivir demasiado centrados en nosotros mismos.
Frente a esto, tenemos un nuevo y gran desafío.   Hoy la sociedad  nos demanda mayor equidad  e integración social, y una forma de responderle es poniendo  nuestras capacidades al servicio de los demás.
Resulta imprescindible potenciar nuestra integración, cooperarando  con nuestros conocimientos y experiencias en todos los ámbitos, particularmente  en aquellos próximos a nuestra actividad  como son  las organizaciones de usuarios de agua; los gremios locales, regionales, nacionales y por rubros, o cualquier otra instancia de dialogo social  que integre a diferentes actores, tanto públicos como privados.    Así haremos más visible, apreciado y  fecundo nuestro aporte al país, y nos permitirá construir consensos amplios para dar mayor peso y consistencia a nuestros planteamientos, y de paso seguir aportando al desarrollo del país en un ambiente de  mayor integración social.   Al final  habremos crecido como personas y así  ganará el país.


Ver todas las Columnas