Sociedad Nacional de Agricultura, un futuro con historia

Indicadores Económicos
Dólar Observado: 652,52
Euro: 771,03
UF: 26.763,12
UTM: 46.692
ARROZ
Hoy: 174,6
Semana Anterior: 174,9 *$/Kg, referencia costo importación
MAÍZ
Hoy: 131,2
Semana Anterior: 135,0 *$/Kg, referencia costo importación
TRIGO
Hoy: 141,9
Semana Anterior: 143,5 *$/Kg, referencia costo importación

Columna del Presidente
El camino a seguir


Durante mi gestión al mando de la SNA nos centraremos en tres temas especialmente relevantes por su trascendencia. El primero de ellos es el proyecto de reforma al Código de Agua porque atenta contra el patrimonio más significativo del agricultor. Pretender modificar la naturaleza jurídica de los derechos de agua, cambiándolos de perpetuos a simples derechos de uso y goce temporal, tiene vicios de inconstitucionalidad. Aprobar una reforma de esa índole significaría comprometer seriamente los derechos de propiedad de los agricultores que la Constitución garantiza. La SNA defenderá este patrimonio en todas las instancias que corresponda.

Un segundo tema es la violencia creciente en la Araucanía que nos preocupa profundamente a los agricultores. Hay un pequeño grupo de extremistas que ha sometido a algunas regiones al miedo y a la destrucción. Nos hemos reunido con víctimas de la violencia, gremios locales y con varias organizaciones mapuches que nos expresaron sus inquietudes y hacia dónde centrar la mirada. La inmensa mayoría sólo aspira a una mejor calidad de vida, a partir de un diálogo honesto y concreto.

El Estatuto Agrícola es nuestra tercera preocupación prioritaria. La agricultura emplea alrededor de 800 mil personas y trabaja con seres vivos, por lo que está sometida a los rigores de la naturaleza y requiere permanente adaptabilidad. Hace ocho años, agricultores y trabajadores nos sentamos a conversar y llegamos a un acuerdo que se consagró en el Estatuto Agrícola. Esta instancia histórica fue validada y aplaudida por la OIT. Logramos que el gobierno anterior la mandara al Parlamento donde hoy duerme tranquilamente. Por su lado, este gobierno decidió descartar nuestro estatuto y redactar uno nuevo. Es decir, empresarios y trabajadores agrícolas concordamos en las características de una nueva legislación beneficiosa para ambas partes, pero se desechó y se prometió una nueva. Dado que estamos en pleno debate electoral, preferimos que ello no ocurra para lograr un buen estatuto que responda a la realidad de su gente. Hemos esperado tanto, que podemos esperar algo más y conseguir algo que realmente responda a nuestras necesidades, tanto de trabajadores como de empresarios.

La SNA seguirá conversando y aunando voluntades para lograr legislaciones que respondan a los requerimientos de la agricultura. Queremos ser un articulador, porque confiamos en el diálogo, así lo avalan nuestros 179 años de historia como institución. Por su parte, nosotros, los agricultores continuaremos aportando al desarrollo del país. Nuestro sector es mucho más que el 3,0% del PIB nacional.

Ricardo Ariztía de Castro
Presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura


Ver todas las Columnas